Blog de Adiestrar Perros Barcelona

Guía para Enseñar a un Perro a Tumbarse y Quedarse Quieto

[fa icon="calendar"] 26/10/15 17:16 / por Jeremie Sarfati

Enseñar a tu Perro a Tumbarse y Quedarse Quieto

Es habitual pensar que enseñar a un perro a tumbarse y quedarse quieto es más un lujo que una necesidad. Pero esta orden es muy útil en el día a día con tu perro. Si quieres ir a tomar un café en la terraza de un bar o pedirle a tu perro de quede quieto mientras recibes tus invitados en casa, deberás enseñarle a tu perro a tumbarse y quedarse quieto a tu orden. En este artículo de explicaré todas las etapas para enseñar este ejercicio a tu perro de la manera más sencilla posible.

Objetivo

Tener un perro que se tumbe a tu orden aunque existan distracciones y que espere a tu señal para levantarse.

Material necesario

  • Correa corta
  • Cuerda larga de 15 metros
  • Collar
  • Premios (salchichas, queso, salchichón, etc)

Errores frecuentes

Estos son los errores que cometen la mayoría de las personas cuando quieren aprender a su perro a tumbarse y quedarse quieto.

Repetir las órdenes

Si repites muchas veces seguidas la orden es posible que tu perro se acabe tumbando, sin embargo no le estás enseñando que debe que tumbarse en cuanto le des la orden la primera vez. Tienes que pedir a tu perro que se tumbe una vez. Si no se tumba, entonces ayúdalo a tumbarse tirando de la correa hacia abajo o presionando sus hombros para que se tumbe.

Trabajar con el perro suelto

Si trabajas con tu perro suelto, tendrá libertad para hacer lo que quiera. Para poder enseñar a tu perro los ejercicios es clave tenerlo controlado. Lo mejor es atarlo con una correa corta o larga. Una vez que tengas más control y que tu perro domine mejor el ejercicio, podrás trabajar con el suelto sin problemas.

No tener una orden de liberación

Si no tienes un orden de liberación, tu perro no tiene forma de saber cuándo se puede levantar. Entonces lo que ocurrirá es que se levantará cuando le apetezca. Una vez tumbado, tu perro siempre debe esperar tu señal para poder levantarse. Le puedes decir “vamos” por ejemplo.

No preparar al perro a obedecer en presencia de distracciones

Si solo trabajas tu obediencia en casa o en sitios donde no existan distracciones (o muy pocas), tu perro dejará de hacerte caso en cuanto aparezca una distracción. Para preparar a tu perro a hacerte caso en cualquier situación tienes que ir a enseñar a tu perro a obedecer en presencia de otros perrospersonas, ruidos, u otras distracciones.

Eliminar los premios demasiado deprisa

La mayoría de la gente utiliza premios al principio y cuando se cansan quitan los premios. Para conseguir quitar los premios y seguir con el mismo nivel de obediencia, es clave eliminarlos de una manera muy concreta, hay que seguir un plan de reducción de premios.

Levantar al perro de lejos

Cuando trabajas para aprender a un perro a tumbarse y quedarse quieto, no lo puedes llamar de lejos para levantarlo. Si lo haces dificultarás mucho el aprendizaje de tu perro y empezará a levantarse antes de tu llamada. Para levantar tu perro siempre deberás volver a su lado y decirle tu orden de liberación “vamos”.

Trabajar a la vez la distancia y la duración

Al aprender a un perro a tumbarse y quedarse quieto, es lógico querer que lo pueda hacer desde más lejos (distancia) y durante más tiempo (duración). Sin embargo no puedes trabajar la duración y la distancia a la vez.

  • Primero debes que enseñar a tu perro a permanecer quieto hasta que le des la orden de liberación “vamos”. Tienes que incrementar el tiempo progresivamente sin irte lejos de tu perro (entre 1.5 y 2 metros).
  • Cuando tu perro consiga quedarse quieto durante un largo tiempo (duración), puedes entrenar la distancia de manera progresiva (1, 2, 3, 4 metros, etc).
  • Cuando hayas entrenado el tiempo y la distancia de manera separada, puede realizar el ejercicio combinando el tiempo y la distancia.

En el adiestramiento canino, cuando un comportamiento incorpora varios criterios (como en la orden del quieto con la duración y la distancia) es importante descomponerlo para hacer el aprendizaje más fácil para el perro. Si lo haces todo junto, tu perro tardará más tiempo en interiorizar el ejercicio.

Etapas

1) Elegir tus órdenes

Para tumbarse puedes decir “tumbado” y como orden de liberación puedes decir “vamos”.

2) Tumbado guiando con la comida pasando por la posición de sentado

Objetivo:

El objetivo de esta fase es que el perro asocia la palabra “tumbado” con la posición que corresponde.

Pasos a seguir:

  • Coge tu perro en correa corta.
  • Coge un premio en tu mano.
  • Mantén el premio en tu mano cerrada y acércala a la nariz de perro. El objetivo es conseguir que tu perro levante la cabeza y mire hacia arriba. Si lo consigues su trasero bajará y estará en la posición de sentado. Para conseguirlo tienes que levantar un poco tu mano hacia arriba y un poco atrás.
  • Cuando lo consigas, baja tu mano en línea recta y espérate que tu perro se tumbe.
  • Justo cuando tu perro esté en la posición perfecta dile tu orden “tumbado”.
  • Dile inmediatamente “bien“ y prémialo.
  • Dale la orden de liberación “vamos” para que tu perro se levante.
  • Si se levanta antes de tu orden de liberación, vuelve a tumbarlo de nuevo.

Tienes que decir la orden cuando tu perro esté en la posición perfecta para que pueda hacer la asociación. Si lo dices en otro momento tu perro asociará la orden con otra posición, por ejemplo medio tumbado.

Repite esta secuencia 5 veces por sesión hasta que tu perro se tumbe con facilidad cuando lo guías a la posición con la comida. Una vez que lo hayas conseguido puedes pasar a la etapa 3.

3) Tumbado guiando directamente a la posición

Objetivo:

El objetivo de esta fase es que el perro se tumbe directamente sin pasar por la posición de sentado.

Pasos a seguir:

  • Coge a tu perro en correa corta.
  • Coge un premio en tu mano.
  • Mantén el premio en tu mano cerrada y acércala a la nariz de perro.
  • Baja tu mano con el premio hasta el suelo y espera que tu perro se tumbe. Justo cuando tu perro esté en la posición perfecta dile tu orden “tumbado”.
  • Dile inmediatamente “bien“ y prémialo.
  • Dale la orden de liberación “vamos” para que tu perro se levante.
  • Si se levanta antes de tu orden de liberación, vuelve a tumbarlo de nuevo.

Repite esta secuencia 5 veces por sesión hasta que tu perro se tumbe directamente con facilidad cuando lo guías a la posición con la comida. Una vez que lo hayas conseguido puedes pasar a la etapa 4.

4) Tumbado guiando con la comida y la mano o correa

Objetivo:

El objetivo de esta fase es poner el orden al principio y que tu perro asocia el hecho de tensar la correa hacia abajo o presionar sus hombros a tumbarse. En esta etapa guiaremos el perro con la comida, la mano o la correa.

Pasos a seguir para guiarlo con comida y la correa:

  • Coge a tu perro en correa corta.
  • Coge un premio en tu mano.
  • Mantén el premio en tu mano cerrada y acércala a la nariz de perro.
  • Baja tu premio para guiar a tu perro a la posición de tumbado y al mismo tiempo tensa tu correa hacia abajo.
  • Cuando tu perro esté en posición de tumbado, destensa la correa y dile tu orden “tumbado”.
  • Dile inmediatamente “bien“ y prémialo.
  • Dale la orden de liberación “vamos” para que tu perro se levante.
  • Si se levanta antes de tu orden de liberación, vuelve a tumbarlo de nuevo.

Pasos a seguir para guiarlo con comida y la mano:

  • Coge un premio en tu mano cerrada.
  • Mantén el premio en tu mano cerrada y acércala a la nariz de perro.
  • Baja tu premio para guiar a la cabeza de tu perro a la posición de tumbado y al mismo presiona suavemente sus hombros hasta que se tumbe.
  • Cuando tu perro esté en posición de tumbado, deja de presionar sobre sus hombros y dile tu orden “tumbado”.
  • Dile inmediatamente “bien“ y prémialo.
  • Dale la orden de liberación “vamos” para que tu perro se levante.
  • Si se levanta antes de tu orden de liberación, vuelve a tumbarlo de nuevo.

Cuando tu perro empieza a tumbarse cuando tiras de la correa hacia abajo o cuando presionas sus hombros, puedes empezar a decir el orden al principio. Dile “tumbado” mientras lo ayudas a tumbarse con el premio y la tirando de la correa hacia abajo. También puedes decir “tumbado” mientras lo ayudas a tumbarse con el premio y presionando con tu mano sobre sus hombros.

Repite esta secuencia 6 veces (tres veces con la correa y tres veces con la mano) por sesión hasta que tu perro se tumbe con facilidad cuando lo guíes con la correa y la comida o bien con la mano y la comida. Una vez que lo hayas conseguido puedes pasar a la etapa 5.

5) Tumbado guiando solo con la mano y la correa

Objetivo:

El objetivo de esta etapa es dejar de utilizar el premio que acercábamos a la nariz del perro para poder guiarlo a la posición tan solo con la correa o la mano.

Pasos a seguir:

En esta fase eliminamos el premio de la nariz del perro. Podemos tener los premios en nuestro bolsillo y sacarlos cuando queremos premiarlo (cuando se haya tumbado).

  • Dale a tu perro la orden de “tumbado”.
  • Tensa la correa hacia abajo o presiona sus hombros.
  • Cuando esté en la posición correcta, afloja la tensión de la correa o quita la presión de la mano.
  • Dile inmediatamente “bien“ y prémialo.
  • Dale la orden de liberación “vamos” para que tu perro se levante.
  • Si se levanta antes de tu orden de liberación, vuelve a tumbarlo de nuevo.

Repite esta secuencia 6 veces (tres veces con la correa y tres veces con la mano) por sesión hasta que tu perro se tumbe con facilidad cuando lo guías con la correa o con la mano. Una vez que lo hayas conseguido puedes pasar a la etapa 6.

6) Tumbado solo con la voz

Objetivo:

El objetivo de esta fase es que el perro se tumbe por sí mismo sin nuestra ayuda.

Pasos a seguir:

  • Dale a tu perro la orden de “tumbado”.
  • Solo si no lo hace, entonces tensa la correa hacia abajo o presiona sus hombros hasta que se tumbe.
  • Dile inmediatamente “bien“ y prémialo.
  • Dale la orden de liberación “vamos” para que tu perro se levante.
  • Si se levanta antes de tu orden de liberación, vuelve a tumbarlo de nuevo.

Utilizamos el mecanismo de tensar la correa o presionar los hombros exclusivamente como una corrección en esta etapa. Al cabo de algunas repeticiones tu perro entenderá que para evitar estas pequeñas correcciones tiene que tumbarse a la primera.

Cuando tu perro se tumbe a tu orden, entonces es el momento de enseñarle que tiene que quedarse quieto aunque estés lejos de él. Es el momento de pasar a la etapa 7.

Conclusión

Si sigues estas etapas enseñarás a tu perro a tumbarse y quedarse quieto cuando se lo pidas. Podrás enseñar este ejercicio a tu perro sin evitando los errores habituales que comete la mayoría de la gente. Así tú perro aprenderá más rápido y más fácilmente este ejercicio. 

 

El próximo paso es hacer que tu perro se quede tumbado y quieto. Descárgate la guía con todos los pasos!!

New Call-to-action

Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar los siguientes posts:

 

Categorías: Adiestramiento

Jeremie Sarfati

Escrito por Jeremie Sarfati

A lo largo de mi formación, he adquirido conocimientos sobre psicología animal y sobre las diferentes técnicas de educación y de aprendizaje. Siguiendo la formación del CERFPA (Centro de formación situado en Francia), me especialicé en el estudio de la relación Propietario – Perro y el comportamiento canino. Mi formación se basa en la etología (comportamiento social del perro), la psicología canina y el estudio de la comunicación.

Suscríbete al blog

Curso Online: Solo 10€ para Enseñar a tu Perro a Venir

¡Mira el trailer!

curso-online-enseñar-perro-a-venir-cuando-lo-llamas
New Call-to-action

Artículos Populares